HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

No hemos nacido para pasar desapercibidos por la cola del paro.
Ni para dar las gracias a un triste funcionario.
Ni para preguntar si se puede.
Ni para ir a renovar el dni ni sacarnos la foto, ni usar el apellido, ni entrar en la lista.
Ni para disculparnos ante la guardia civil, ni bajar la mirada, ni tapar la boca ni refrenar el puño.
Ni para agacharnos ante las leyes y tribunales de los pocos contra las muchas.
No hemos nacido para ser siervos de nada ni de nadie. 
No hemos nacido para trabajar con la cara arrugada como un billete bajo el yugo de un empresario.
No hemos nacido para adaptarnos al capitalismo, ni a las costumbres.

Hemos nacido para cuestionar.
Para ser brujas.
Para quemarles a ellos con nuestra hoguera.
Hemos nacido para ser una jauría contra el tirano.
Para revolvernos, para explotar de canciones, para extralimitirnos y arremeternos, para ser ilegales y peligrosas. Para ser infinitas e imparables. Hemos nacido para conocer la felicidad, la libertad, la anarquía, el sexo del paraíso, la risa del fauno, todas las estrellas e ir mucho más allá siempre. Hemos nacido para enterrarlos en la mar. Y jamás para morir sin haber antes quitado el sueño, el poder y la esperanza, a todos esos hijos de puta burgueses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario