HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba algo de alguien que había ido desnudo y generó conflictos en una comunidad... Ayer lo pasé bien, fuimos muchos kilómetros en bicicleta, me bañé en el río, nos amamos muy intenso en un prado, rodeados por pastos y montañas, en medio de ninguna parte, cuando abrí los ojos, sentí algo extraordinario, sentí que el tiempo no existía, ni la muerte, la visión del cielo era tan hermosa y centelleante que vislumbré lo infinito, le dije a él lo que había visto y me dijo que eso se llamaba orgasmo. Luego hicimos una barbacoa y fuimos a pasear hasta tarde con los perros, mirando un poco la luna de sangre de anoche.

Todavía no he despertado del todo.  Ayer fue un día cansado, estuve muchas horas despierta. En la madrugada ya estaba muy cansada y me dio algo de nostalgia, de distancia con él, de instrospección y gas.  Ya eran muchas horas por ahí. Entre nosotros hay pasión y olvido. Hay camaradería pero también hay una incomprensión, un chasquido, algo que no penetra del todo el alma. El amor que sentí con Ab fue para mí mucho más profundo, porque algo muy íntimo mío se multiplicaba y con Yos a veces se mantiene en una actitud de ataque-defensa.

Aunque ayer tuvimos instantes muy hermosos, de risa, de complicidad, de mutua fundición de opio, de sensualidad, pasión, mística de venados y aventuras de monte y luna llena. Nuestra amatoria en aquél prado fue mágica y muy intensa. Rodeados por kilómetros de naturaleza, sobre la hierba, libres e incendiarios. Sentí un placer infinito. Estábamos muy sincronizados y salvajes y acuosos y desnudos. Sentí un profundo orgasmo y al acabar rodé por la hierba de un lado a otro, contenta como una ardilla. Tenía un montón de paja enredada en el pelo. Le dije a él que parezco un espantapájaros. Y él me las desenredó del pelo. Tomamos luego una cerveza en un pueblo por el que cruzamos. Y pedaleamos muy rápido de vuelta a casa.

Habíamos estado en unas pozas...donde yo nadé desnuda en el río. Y nos habíamos empezado a amar, pero él dijo que por allí había gente que luego encontraríamos un sitio mejor. Yo le decía que eso no importaba, él me acariciaba a la vez que me decía que luego............. Pedaleamos unos 20kilómetros. Por caminos de monte y hierba. Eran lugares hermosísimos como los campos de Van Gogh.

No hay comentarios:

Publicar un comentario