HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Busco las palabras. Estoy pensando en el ensueño. Y me quedo algo ausente, recordando las sensaciones físicas y mentales. Los ensueños llegan al humus del sentir. Además las conexiones surrealistas y las paradojas hacen que haya varias interpretaciones. La razón no puede abarcarlos. Un sueño normal es también muy complejo. Pero un ensueño es como habitar otro mundo. La consciencia de estar soñando y la interacción con las criaturas del ensueño genera algo muy díficil de explicar y de asimilar. Por un lado hay una sensación explosiva de libertad al saber que se puede explorar lo Infinito y experimentar y controlar lo mágico, lo onírico. Pero la lectura de lo que pasa allí dentro, sobretodo la de las criaturas del ensueño es muy díficil de comprender con la lógica terráquea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario