HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cuando esa presencia me atacaba en el ensueño, yo tuve un fuerte instinto de defenderme, no tenía casi energia, pero cuando empecé a pelear me recuperé. Me defendí con violencia, y hubo una especie de catarsis en mi interior respecto a otras veces que había sido succionada por la violencia de los otros. Le pegaba mordiscos y le arrancaba cachos de su carne que luego escupía. Y en algún momento le maté, le estrangulé haciéndole un nudo con sus propios brazos. 
Ha sido un ensueño muy extraño. Al principio estaba sola y disfrutaba infinito de mi ensueño. Pero en el momento que aparecieron las criaturas del ensueño algo cambió. Es como si esas criaturas vinieran de otro mundo y adoptaran formas y rostros en mi ensueño pero detrás de esas formas tuvieran su propia conciencia y vida no terráquea.  Yo al principio les amaba. Aunque supiera que no eran humanos. Me sentía feliz a su lado. Pero cuando tuve esa pelea ya quise irme de allí y busqué la forma de despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario