HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Al ver las cosas que dejó en mi habitación me entró nostalgia.  Hacíamos mucho ruido juntos. Echo de menos que las palabras choquen en su piel. Abrazarnos cuando afuera hace tanto frío. Olvidarme de escribir, de pensar, de tener... cuando a su lado, la hoguera todo lo toma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario