Ardidos

A raíz de la psicomagia que escribí en el texto anterior.
Escribí con mi palo torcido que me recordaba al garrote del rey de Bastos de la caverna del viva la república de los neandertales.
La palabra Alicia muy grande al lado de donde rompen las olas.
E hice un juego para conectar con la fuerza que representa Alicia, de todo lo vivo. No sólo con mi Alicia sino con las Alicias de todos los humanos. Y empecé a bailar dando golpes con mi bastón y agujereando los fondos de la arena (inframundo) para despertar a todas las bestias de la noche que custodian y despiertan a Alicia cuando vienen  los cantos de la temible  huesera. E hice una invocación que me llenó de furor y me puse a bailar como bailan los locos, los brujos, los orcos, los pies-grandes, las cucarachas, los siux cuando van a la guerra, los venados, las cochinillas de mar y los delfines y sentía que el retumbar llegaba a lo más profundo del universo en mi rezo de amor de Fauno con la diosa mar como madre.

Después me senté en silencio en la arena con Kavka y bajo la lluvia a esperar que la mar borrara la palabra de Alicia y se sellara la invocación.

Todo eso me puso de muy buen ánimo y subí cantando y hablando con Fauno y con las alicias de mis muertos y las alicias de las gentes a las que Tigre no ama para que Tigre ame un poco. También canté a las Alicias-perro, Alicias-zorros y lobos y nubes y árboles y bichos lejanísimos que nadie se creería que existen.

Y luego durante un rato me reprimí al llegar a las periferias del camping por si alguien me veía porque pensé que seguro que parezco una completa loca, cantando y bailando tan raro, tan huesera y serpiente y gusano y hablando con fantasmas y Fauno. Pero eso me hizo gritar mucho más alto y reír para emponderar mi anarquía porque la vida es un sueño. Y cada cuál elige el suyo si se atreve a ser devorado por la huesera.

1 comentario:

  1. Las palabras a medias, las que hay que completar para que su significado tenga la mitad de la voz de quien escribe y la mitad de quien lee, terminan perfilando un pensar de muchos sobre la raya que escribió la insignificancia de una sola mente.

    ResponderEliminar