Ardidos

Vengo del bosque... hoy disfruté especialmente de la naturaleza.. porque al sentir ese radar telepático y quinestésico de la regla, tan abierto, tan unido a mi herida-matriz.. la conexión con la naturaleza era mucho más fuerte.. el instinto que me unía hija-brote rizomática de la naturaleza era mucho más sanguíneo.. no sólo era espiritual, era físico. Mi psique.. hoy todo el día estuve elíptica y curva y expresionista.. no estuvo lo racionalista.. me sentía al borde de mí, hundida en mí, tensada, obligada a mí, contra mis propias nociones y certezas, contra mi ego. Y si no dejas morir al ego.. es más doloroso el viaje. Todos los ciclos de la regla, tienen una Huesera, una metamorfosis, un morir y nacer. Por eso es muy importante la soledad y la naturaleza.. parar el mundo y adentrarse al agujero del árbol... no resistirse al morir del yo. Escuchar a nuestra naturaleza. La sociedad capitalista ha agredido la relación de las personas con su propia naturaleza. Y no entender a la Huesera, causa muchas desgracias. Porque cuando la Huesera viene a matar al ego.. y a dar la enseñanza que proviene de la muerte, la gente no sabe morir del yo, y al resistirse pueden entrar en depresión o dejar heridas mal cerradas que sean un eterno-retorno con aullidos de gangrena, o puede quedar una amargura o una vida separada de Alicia.. donde acabas siendo mercenario contra tu propio ser y te pierdes en el laberinto de la sociedad capitalista y en el agujero negro de tu ego. Pero como en la sociedad en la que vivimos.. nadie nos enseña, porque es una sociedad levantada contra la naturaleza, contra el espíritu, contra la felicidad y el mundo interior y sutil y etéreo de Alicia. La escuela, será la ardiente oscuridad.. el infierno. Y no podrás fiarte demasiado de las personas, porque la mayor parte han perdido a Alicia y a su muchosidad, son náufragos que no tienen nada para tu naufragio.. porque están igual de jodidos y de locos que tú o más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario